BITAMINE FAKTORIA CONVOCA LAS AYUDAS TRANSFORNTERIZAS PARA LA CREACIÓN 2014.

Os hacemos eco, de la convocatoria que Bitamine Faktoria apoya para proyectos de creadores individuales y colectivos,  iniciativas de espacios permanentes de producción y agentes culturales independientes.

El plazo de envío de las solicitudes finaliza el próximo 28 de Marzo de 2014.

Tenéis toda la información en Bitamine Faktoria o a través de arte@bitamine.net – +34 943625202 – +34 617238062.

¿Qué es una Marca?, ¿Qué es una Denominación Social?

 

 

En este post queremos que veáis la diferencia entre la marca y la denominación social de una empresa. Son dos conceptos diferentes que pueden coincidir  o no en función de las necesidades de la empresa.

Pero vayamos por partes, lo primero: ¿qué es una marca y qué es una denominación social?

La marca es un signo que permite a los empresarios distinguir sus productos o servicios frente a los productos o servicios de los competidores. La marca puede ser un logotipo, un anagrama, un nombre comercial o una combinación de todos ellos.

La denominación social es el nombre que identifica a una persona jurídica en el tráfico mercantil como sujeto de relaciones jurídicas y, por tanto, susceptible de derechos y obligaciones. Es lo que también se conoce como razón social y va unido a un CIF.

No es preciso que la marca coincida con la denominación social y puede elegirse, por tanto, un nombre comercial diferente de la denominación social. Para una empresa que tiene una única línea de negocio le puede ser indiferente si su producto o servicio se llama igual que la empresa en cuestión, pero si va a gestionar varias líneas de negocio, productos y/o servicios, es aconsejable diferenciar cada uno de ellos con su marca propia. Esta empresa tendría una denominación social con un CIF vinculado, y varias marcas registradas, una por cada servicio o producto que comercialice. Esta puede ser una solución para posicionar cada producto con unos valores de marca diferentes entre si.

Por poner ejemplos, un fabricante de zapatos registraría como marca el logo y/o nombre comercial que incorpora en sus zapatos y en las cajas de los zapatos ya que sus clientes relacionan su producto con esa imagen y nombre. Pero, para firmar contratos o dar de alta a trabajadores en la seguridad social, realizar facturas y demás gestiones, es su denominación social la que debe emplear. Todos estos signos pueden ser, a elección del empresario, iguales o diferentes, según su conveniencia.

En un símil con la persona física la denominación social sería el “nombre civil” de la persona física y el nombre comercial sería el “nombre artístico” con que dicha persona se presenta a sus clientes en el mercado.

Las marcas se inscriben en la Oficina Española de Patentes y Marcas, las denominaciones sociales en el Registro Mercantil.

 

¿Cuántos tipos de marcas existen?

Para diferenciar el sector al que corresponde cada marca se distinguen en tres categorías.

De productos y servicios: individualizan productos y servicios respectivamente. También se conocen como marcas individuales.

Colectivas: es aquella que sirve para distinguir en el mercado los productos o servicios de los miembros de una asociación de fabricantes, comerciantes o prestadores de servicios. El titular de esta marca es dicha asociación.

De garantía: certifica las características comunes de los productos y servicios elaborados o distribuidos por personas debidamente autorizadas y controladas por el titular de la marca.

 

¿Qué es una clase de una marca o nombre comercial?

Cuando se solicita una marca o nombre comercial es preciso indicar los productos o servicios que quieren ser protegidos con este signo distintivo.

Para ello existe la Clasificación internacional de Niza, que está compuesta por 45 clases cada una de las cuales agrupa un conjunto de servicios o productos que están considerados de una misma categoría

En el siguiente link podéis acceder a dicha clasificación:

http://tramites.oepm.es/clinmar/euroclassNiza/inicio.action

 

Una misma marca puede estar compuesta de varias clases. El número de clases asociadas a la marca se decidirá en función del sector al que se quiera dirigir, al tipo de producto, a la materia prima utilizada para su elaboración, a su función, etc.

Por ello es aconsejable analizar de manera individual cada marca antes de su registro definitivo.

 

 

Hoy se han publicado unas ayudas para las empresas que estáis invirtiendo en competir

file0002050295530

El programa se llama Innobideak-Lehiabide – Acelerador de la Competitividad de las empresas en entornos globales.

Os dejamos las características principales de la ayuda para que hagáis un filtro rápido antes de leeros el documento completo:

– Las otorga el SPRI para empresas con al menos un centro de actividad en el País Vasco que no se encuentren en crisis (tal como definen estar en crisis en el Art.3)

– Se otorgan a proyectos que mejoran la competitividad de las empresas:

o Mejora de propuestas de valor

o Mejora de modelos de negocio

o Desarrollo de producto

o Reshoring

o Nuevos mercados clientes

En todo caso hay que consultar con SPRI pero desde Goithinkers entendemos que puede referirse a:

o Mejora de propuestas de valor: nuevas marcas comerciales y posicionamiento. Mejoras en el servicio ofrecido a los clientes. El papel, la redacción de planes estratégicos iniciales, no se subvenciona.

o Mejora de modelos de negocio: se refiere a reestructuraciones internas, nuevos modelos organizativos. Aquí el papel, estudios previos, sí se subvencionan.

o Desarrollo de producto: desarrollo de prototipos, ampliación de la cartera de distribución,… Los estudios y actuaciones iniciales  sí son subvencionables

o Reshoring: es decir atraer personal y servicios exteriores al País Vasco, para realizar las acciones de los tres puntos anteriores. También se subvencionan los estudios previos de análisis de rentabilidad, costes, etc…

(con origen en EEUU, podéis leer más sobre el reshoring o reapuntalamiento en Spend Matters)

o Nuevos mercados clientes: extensión de la red comercial, apertura a otro tipo de clientes, por ejemplo a través de venta on line, los derivados de los tres puntos anteriores.

o Nuevas estructuras organizativas, que puedan surgir de la colaboración de varias empresas. Se financia el plan de viabilidad de creación de la estructura bajo una forma jurídica propia o no.

– Se trata de subvención a fondo perdido, no financiación blanda.

– Puede solicitarse por una única empresa o varias en colaboración

o En el caso de una empresa, debe contar con una plantilla de al menos 50 trabajadores

o En el caso de varias, cada una al menos 20 y en el conjunto, al menos 80.

– Se considera gasto deducible la subcontratación de empresas afincadas en el País Vasco corregimos! Las empresas subcontratadas no tienen por qué ser del País Vasco, sí las solicitantes.

– El proyecto se ha de iniciar posteriormente a la solicitud de la ayuda y realizarse durante el año natural posterior a esa fecha.

– Las ayudas:

o Hasta el 50% y máximo de 45.000€ para empresas individuales

o Hasta el 60% y máximo de 35.000€ por empresa y 100.000€ en total para proyectos en colaboración.

– El plazo de presentación finaliza el 31 de octubre de 2013.

– El plazo de resolución máximo el 31 de enero de 2014

Contáis con toda la documentación aquí.

¿Qué opináis de estas ayudas?

 

 

Registro de marca, denominación social y nombre de dominio

DSC_0390_Iván_Melenchón_Serrano_MorgueFile1

Hoy en día es frecuente que las empresas elijan una denominación social y la protejan como marca, nombre comercial, razón social y nombre de dominio para concentrar sus esfuerzos y sus inversiones publicitarias. Pero además de la parte económica, también es aconsejable su posicionamiento en el mercado.

La marca transmite unos valores y el cliente interactúa con esos valores a la hora de decidirse por él: el valor de marca. Por estas razones es importante decidir de antemano cómo se quiere uno posicionar en el mercado, y tener claro desde el principio la denominación de cada uno de ellos y con cuál va a trabajar “puertas afuera” si son diferentes:

  • Registro de marca
  • Denominación social
  • Nombre de dominio

Algunas de las preguntas que debemos hacernos son las siguientes: ¿dónde me veo dentro de un par de años? ¿Seguiré con la misma línea de negocio? ¿a qué público objetivo voy a querer llegar? ¿Te vas a mantener siempre fiel en el mismo sector o prevés  diferentes líneas de negocio y quieres diferenciarlas entre sí? ¿Qué valores de marca quieres transmitir con cada producto? En función de las expectativas que contemples quizá te interese hacer el registro contemplando una marca general o con varias marcas diferenciando cada servicio o producto.

Una vez aclarados todos los puntos, nuestro consejo es que para cada marca registrada también se registre el dominio     correspondiente, aunque todavía no lo vayas a utilizar.

Antes de decidirnos por el nombre, debemos realizar un estudio de mercado para valorar la efectividad de la marca. Tendremos en cuenta aspectos como el posicionamiento en internet si vamos a trabajar online, si hay otra marca con nombre o imagen similar que pueda llevarnos a equívocos, etc… Para ello, debemos tener en consideración las siguientes opciones según la Oficina Española de Patentes y Marcas:

Pueden coexistir registralmente marcas y nombres comerciales idénticos o similares, pertenecientes a titulares diferentes, pero destinados a ámbitos mercantiles distintos, que excluyan el riesgo de error o confusión.

No es posible la inscripción de una denominación social idéntica a otra anteriormente inscrita, aunque sus actividades mercantiles sean distintas.

No es posible tampoco la inscripción de un nombre de dominio coincidente con otro anteriormente inscrito, sea cual sea la actividad que vaya a desarrollarse con uno y otro.

Las marcas y nombres comerciales se inscriben en la Oficina Española de Patentes y Marcas, las denominaciones sociales en el Registro Mercantil y los nombres de dominio bajo el “.es” en la Entidad Pública Empresarial Red.es, donde existe la Dirección de Dominios de Internet, conocida como ESNIC. Existen, por tanto, TRES REGISTROS DIFERENTES para la inscripción de estos signos identificativos con relevancia para la empresa.

¿Quieres compartir con nosotros algún ejemplo?

¿Qué es la Propiedad Industrial y qué se puede proteger?

Quizás te hayas preguntado cómo puedes proteger tu idea pero desconoces cómo proceder. Quizás también te preguntes para qué sirve el proteger tus diseños. Pues gracias a la Propiedad Industrial se obtienen unos derechos de exclusiva sobre determinadas creaciones, y permiten a quien los ostenta decidir quién puede usarlos y cómo puede usarlos.

Aquí te explicamos de forma breve pero clara los cuatro tipos de derechos que hay sobre la Propiedad Industrial en el ámbito nacional.

– Diseños industriales: protegen la apariencia externa de los productos.

– Marcas y Nombres Comerciales (Signos Distintivos): protegen combinaciones gráficas y/o denominativas que ayudan a distinguir en el mercado unos productos o servicios de otros similares. Se podría decir de forma muy simple que esta modalidad corresponde a los logos y anagramas de las empresas, productos, servicios, etc.

– Patentes y modelos de utilidad: protegen invenciones consistentes en productos y procedimientos susceptibles de reproducción y reiteración con fines industriales.

– Topografías de semiconductores: protegen el (esquema de) trazado de las distintas capas y elementos que componen un circuito integrado, su disposición tridimensional y sus interconexiones, es decir, lo que en definitiva constituye su “topografía”.

Es posible que un mismo producto necesite de varios registros simultáneos, en función de su complejidad.

 

Dichos derechos se otorgan mediante un procedimiento por el organismo competente en España la Oficina Española de Patentes y Marcas. http://www.oepm.es/