¿Qué pedir al departamento de marketing en una empresa industrial?

La mayoría de las empresas industriales, bien distribuidoras bien fabricantes, no cuentan con un departamento de marketing “al uso”. De hecho, es común que la propia dirección de la empresa se pregunte, ¿qué puede hacer el marketing en mi empresa? Y vamos más allá, ¿qué es marketing en una empresa como la mía?

La misión del responsable de marketing en la empresa industrial debería ir más allá de la responsabilidad de la imagen corporativa y el merchandising de la empresa, más hoy en día, en que los presupuestos para ello  se han reducido a la mínima expresión.

En nuestra forma de entender el marketing, la misión del responsable de marketing en una empresa, sea cual sea su objeto social, es la de posicionarla por marca, según sus valores ofrecidos en los mercados objetivo de la empresa.

Basado más en la experiencia que en los libros, te indicamos el conjunto de tareas que componen esta misión en una empresa industrial:

PENSAR EN Y ANALIZAR…

MARCA CONOCIMIENTO MERCADO VIGILANCIA
 Negocios-ProductosValores  ofrecidosImagen corporativa  SegmentaciónTrabajo    BBDDInformación de  CRMAnálisis comportamiento  clientes  CompetenciaSectorAlertasTendenciasOportunidades;  nuevos nichos

 

PARA ACTUAR:

MARKETING DIRECTO COMUNICACIÓN CONTACTO!
 PromocionesEventos y  FeriasFormación a  clientesIngeniería de  VentasGestión de reclamaciones  y mejorasSondeos; valores  recibidos  De los valores a través de todo  el personalDe las acciones de  marketing directo: uso de  soportes y acuerdo con medios  Agentes sectorialesClientes;  cercaníaPersonal y la dirección

 

En función de la estructura organizativa previa y labores previamente desempeñadas por otras personas, el responsable de marketing  adquiere un perfil más o menos técnico, global o por negocio/marca, orientado a la comunicación… Lo que está claro es que es un error, pensar en el responsable de marketing como alguien estanco centrado en llevar a cabo acciones de marketing directo sin participar ni tomar decisiones en el resto de áreas. También el de centrar el área sólo en el marketing on line, un canal más, de venta y comunicación.

En un próximo post, hablaremos sobre diferentes tipos y perfiles de responsables de marketing, y áreas de decisión.

 

¿os ha parecido interesante este post? ¿qué añadiríais?

¿Qué es una Marca?, ¿Qué es una Denominación Social?

 

 

En este post queremos que veáis la diferencia entre la marca y la denominación social de una empresa. Son dos conceptos diferentes que pueden coincidir  o no en función de las necesidades de la empresa.

Pero vayamos por partes, lo primero: ¿qué es una marca y qué es una denominación social?

La marca es un signo que permite a los empresarios distinguir sus productos o servicios frente a los productos o servicios de los competidores. La marca puede ser un logotipo, un anagrama, un nombre comercial o una combinación de todos ellos.

La denominación social es el nombre que identifica a una persona jurídica en el tráfico mercantil como sujeto de relaciones jurídicas y, por tanto, susceptible de derechos y obligaciones. Es lo que también se conoce como razón social y va unido a un CIF.

No es preciso que la marca coincida con la denominación social y puede elegirse, por tanto, un nombre comercial diferente de la denominación social. Para una empresa que tiene una única línea de negocio le puede ser indiferente si su producto o servicio se llama igual que la empresa en cuestión, pero si va a gestionar varias líneas de negocio, productos y/o servicios, es aconsejable diferenciar cada uno de ellos con su marca propia. Esta empresa tendría una denominación social con un CIF vinculado, y varias marcas registradas, una por cada servicio o producto que comercialice. Esta puede ser una solución para posicionar cada producto con unos valores de marca diferentes entre si.

Por poner ejemplos, un fabricante de zapatos registraría como marca el logo y/o nombre comercial que incorpora en sus zapatos y en las cajas de los zapatos ya que sus clientes relacionan su producto con esa imagen y nombre. Pero, para firmar contratos o dar de alta a trabajadores en la seguridad social, realizar facturas y demás gestiones, es su denominación social la que debe emplear. Todos estos signos pueden ser, a elección del empresario, iguales o diferentes, según su conveniencia.

En un símil con la persona física la denominación social sería el “nombre civil” de la persona física y el nombre comercial sería el “nombre artístico” con que dicha persona se presenta a sus clientes en el mercado.

Las marcas se inscriben en la Oficina Española de Patentes y Marcas, las denominaciones sociales en el Registro Mercantil.

 

¿Cuántos tipos de marcas existen?

Para diferenciar el sector al que corresponde cada marca se distinguen en tres categorías.

De productos y servicios: individualizan productos y servicios respectivamente. También se conocen como marcas individuales.

Colectivas: es aquella que sirve para distinguir en el mercado los productos o servicios de los miembros de una asociación de fabricantes, comerciantes o prestadores de servicios. El titular de esta marca es dicha asociación.

De garantía: certifica las características comunes de los productos y servicios elaborados o distribuidos por personas debidamente autorizadas y controladas por el titular de la marca.

 

¿Qué es una clase de una marca o nombre comercial?

Cuando se solicita una marca o nombre comercial es preciso indicar los productos o servicios que quieren ser protegidos con este signo distintivo.

Para ello existe la Clasificación internacional de Niza, que está compuesta por 45 clases cada una de las cuales agrupa un conjunto de servicios o productos que están considerados de una misma categoría

En el siguiente link podéis acceder a dicha clasificación:

http://tramites.oepm.es/clinmar/euroclassNiza/inicio.action

 

Una misma marca puede estar compuesta de varias clases. El número de clases asociadas a la marca se decidirá en función del sector al que se quiera dirigir, al tipo de producto, a la materia prima utilizada para su elaboración, a su función, etc.

Por ello es aconsejable analizar de manera individual cada marca antes de su registro definitivo.

 

 

¿El reshoring la nueva tendencia?

file5721243186575

Con el rico idioma que gustamos, no es que seamos muy de términos anglosajones, pero entre reshoring y reapuntalamiento, nos quedamos con la palabra reshoring.

Queremos aprender con vosotros, así que de primeras os decimos que toda la información en torno a esta “tendencia” nos parece super interesante para compartir en este blog. Primero para estar formados e informados y segundo, porque puede ser de ayuda a gente, entre la cual se encuentran nuestros clientes.

Según nos hemos estado informando, el reshoring tiene sus orígenes en Reino Unido, nada que nos sorprenda por su tradición proteccionista en la política comercial. Donde más está removiendo, es el que el gigante estadounidense, el ombligo al que mira el mundo, parece que está cambiando el rumbo desinvirtiendo en países extranjeros para volver a llevarlo todo a casa, o eso dicen. Nada menos que el Wall Street Journal abandera esta iniciativa.

Igual eso de llamarle reshoring y no proteccionismo, es para aligerar un poco la palabra, para que no evoque tiempos pasados en los que se puedan mezclar temas que no son puramente macroeconómicos. Pero lo cierto, es que según vas leyendo más sobre el tema, más puntos encuentras en común:

– El proteccionismo del que nos hablaba Keynes (qué tiempos de la uni…) se basaba en una política intervencionista del estado en tiempos de crisis, que se basaba en cuatro pilares fundamentales:

o Inversiones en infraestructuras estatales

o Producir más dinero siempre que la inflación se mantuviera en una horquilla moderada

o Aumentar los salarios, ya que según su teoría, éstos dependen del consumo y la inversión. A mayor consumo e inversión local, mayor empleo y en consecuencia mayores salarios.

o Intervenir todos los sectores económicos: regulación laboral, precios, impuestos, distribución…

A simple vista, aquí la verdad es que nos lo hemos fumado todo menos el tercer punto (no vamos a hacer sangre…), que dista mucho de la situación que estamos viviendo… Vayamos a lo que en la economía estadounidense actual se define como reshoring:

The mission of the Reshoring Initiative is to bring good, well-paying manufacturing jobs back to the United States by assisting companies to more accurately assess their total cost of offshoring, and shift collective thinking from offshoring is cheaper to local reduces the total cost of ownership. (Reshorenow)

De momento se centra en bienes de equipo y consumo tales como bienes de transporte, electrodomésticos y aparatos eléctricos, muebles, plásticos y productos de caucho, maquinaria, ordenadores y periféricos y electrónica.

Hay varias razones que avalan este pensamiento:

1. Que los costos de producción en China y Europa del Este principalmente ya no son lo que eran.

2. Los hay con la filosofía de que la producción, el talento para innovar y el consumidor potencial deben estar cerca y no deslocalizados.

3. Que la suma de muchos permitirían que la fiscalidad sobre la producción nacional estadounidense fuera menor, lo cual favorecería la modernización de los procesos exportadores y con ello la riqueza del país y el centro de producción del mundo.

¿Qué os parece esta práctica aplicada en nuestro entorno? Por ejemplo, las ayudas que salieron el viernes pasado (post anterior)

¿Cómo os plantearíais un rediseño de vuestro valor de marca en estas circunstancias?

(Fuentes utilizadas: The Economist, The Guardian, The America’s Economic Report y la Iniciativa Reshorenow)

 

 

 

Hoy se han publicado unas ayudas para las empresas que estáis invirtiendo en competir

file0002050295530

El programa se llama Innobideak-Lehiabide – Acelerador de la Competitividad de las empresas en entornos globales.

Os dejamos las características principales de la ayuda para que hagáis un filtro rápido antes de leeros el documento completo:

– Las otorga el SPRI para empresas con al menos un centro de actividad en el País Vasco que no se encuentren en crisis (tal como definen estar en crisis en el Art.3)

– Se otorgan a proyectos que mejoran la competitividad de las empresas:

o Mejora de propuestas de valor

o Mejora de modelos de negocio

o Desarrollo de producto

o Reshoring

o Nuevos mercados clientes

En todo caso hay que consultar con SPRI pero desde Goithinkers entendemos que puede referirse a:

o Mejora de propuestas de valor: nuevas marcas comerciales y posicionamiento. Mejoras en el servicio ofrecido a los clientes. El papel, la redacción de planes estratégicos iniciales, no se subvenciona.

o Mejora de modelos de negocio: se refiere a reestructuraciones internas, nuevos modelos organizativos. Aquí el papel, estudios previos, sí se subvencionan.

o Desarrollo de producto: desarrollo de prototipos, ampliación de la cartera de distribución,… Los estudios y actuaciones iniciales  sí son subvencionables

o Reshoring: es decir atraer personal y servicios exteriores al País Vasco, para realizar las acciones de los tres puntos anteriores. También se subvencionan los estudios previos de análisis de rentabilidad, costes, etc…

(con origen en EEUU, podéis leer más sobre el reshoring o reapuntalamiento en Spend Matters)

o Nuevos mercados clientes: extensión de la red comercial, apertura a otro tipo de clientes, por ejemplo a través de venta on line, los derivados de los tres puntos anteriores.

o Nuevas estructuras organizativas, que puedan surgir de la colaboración de varias empresas. Se financia el plan de viabilidad de creación de la estructura bajo una forma jurídica propia o no.

– Se trata de subvención a fondo perdido, no financiación blanda.

– Puede solicitarse por una única empresa o varias en colaboración

o En el caso de una empresa, debe contar con una plantilla de al menos 50 trabajadores

o En el caso de varias, cada una al menos 20 y en el conjunto, al menos 80.

– Se considera gasto deducible la subcontratación de empresas afincadas en el País Vasco corregimos! Las empresas subcontratadas no tienen por qué ser del País Vasco, sí las solicitantes.

– El proyecto se ha de iniciar posteriormente a la solicitud de la ayuda y realizarse durante el año natural posterior a esa fecha.

– Las ayudas:

o Hasta el 50% y máximo de 45.000€ para empresas individuales

o Hasta el 60% y máximo de 35.000€ por empresa y 100.000€ en total para proyectos en colaboración.

– El plazo de presentación finaliza el 31 de octubre de 2013.

– El plazo de resolución máximo el 31 de enero de 2014

Contáis con toda la documentación aquí.

¿Qué opináis de estas ayudas?

 

 

Registro de marca, denominación social y nombre de dominio

DSC_0390_Iván_Melenchón_Serrano_MorgueFile1

Hoy en día es frecuente que las empresas elijan una denominación social y la protejan como marca, nombre comercial, razón social y nombre de dominio para concentrar sus esfuerzos y sus inversiones publicitarias. Pero además de la parte económica, también es aconsejable su posicionamiento en el mercado.

La marca transmite unos valores y el cliente interactúa con esos valores a la hora de decidirse por él: el valor de marca. Por estas razones es importante decidir de antemano cómo se quiere uno posicionar en el mercado, y tener claro desde el principio la denominación de cada uno de ellos y con cuál va a trabajar “puertas afuera” si son diferentes:

  • Registro de marca
  • Denominación social
  • Nombre de dominio

Algunas de las preguntas que debemos hacernos son las siguientes: ¿dónde me veo dentro de un par de años? ¿Seguiré con la misma línea de negocio? ¿a qué público objetivo voy a querer llegar? ¿Te vas a mantener siempre fiel en el mismo sector o prevés  diferentes líneas de negocio y quieres diferenciarlas entre sí? ¿Qué valores de marca quieres transmitir con cada producto? En función de las expectativas que contemples quizá te interese hacer el registro contemplando una marca general o con varias marcas diferenciando cada servicio o producto.

Una vez aclarados todos los puntos, nuestro consejo es que para cada marca registrada también se registre el dominio     correspondiente, aunque todavía no lo vayas a utilizar.

Antes de decidirnos por el nombre, debemos realizar un estudio de mercado para valorar la efectividad de la marca. Tendremos en cuenta aspectos como el posicionamiento en internet si vamos a trabajar online, si hay otra marca con nombre o imagen similar que pueda llevarnos a equívocos, etc… Para ello, debemos tener en consideración las siguientes opciones según la Oficina Española de Patentes y Marcas:

Pueden coexistir registralmente marcas y nombres comerciales idénticos o similares, pertenecientes a titulares diferentes, pero destinados a ámbitos mercantiles distintos, que excluyan el riesgo de error o confusión.

No es posible la inscripción de una denominación social idéntica a otra anteriormente inscrita, aunque sus actividades mercantiles sean distintas.

No es posible tampoco la inscripción de un nombre de dominio coincidente con otro anteriormente inscrito, sea cual sea la actividad que vaya a desarrollarse con uno y otro.

Las marcas y nombres comerciales se inscriben en la Oficina Española de Patentes y Marcas, las denominaciones sociales en el Registro Mercantil y los nombres de dominio bajo el “.es” en la Entidad Pública Empresarial Red.es, donde existe la Dirección de Dominios de Internet, conocida como ESNIC. Existen, por tanto, TRES REGISTROS DIFERENTES para la inscripción de estos signos identificativos con relevancia para la empresa.

¿Quieres compartir con nosotros algún ejemplo?

Goithinkers, una red que une a creativos de diferentes perfiles con empresas para asumir nuevos retos

Euskadi es la segunda comunidad que menos invierte en publicidad on line

La gran mayoría de las pymes no acometen el relanzamiento de sus productos más allá del cambio de imagen de marca.

El principal obstáculo se encuentra en el entorno industrial, donde la innovación en el área de comercialización, no forma parte de la cultura empresarial que además no invierte en marketing.

 

goithinkers

Nace una nueva forma de entender el marketing industrial. Se trata de Goithinkers, una red que une a creativos de diferentes perfiles con empresas que estén dispuestas a asumir nuevos retos. La idea la han puesto en marcha Olatz Olasagasti, Izaskun Suárez y su equipo. Dos emprendedoras que han encontrado en el marketing de producto para la empresa industrial, su nicho de mercado. La idea surge como iniciativa para promover el marketing industrial ya que en Euskadi según Izaskun la reducción de los indicadores de innovación y del gasto en I+D durante los últimos años es un hecho y aporta un dato estatal donde se han reducido las ayudas en un 34% en el último año. “La realidad industrial es que la innovación en el área de comercialización, no forma parte de la cultura empresarial, que por lo general no invierte en marketing. Una manida frase en nuestro entorno es que somos muy buenos produciendo y nos cuesta vendernos”.

Un dato clarificador, es que Euskadi es la segunda comunidad que menos invierte en publicidad on line, y sin embargo se encuentra a la cabeza en el uso de subvenciones para financiar las soluciones en TIC, en su mayoría para la mejora de procesos internos (back ups, trabajo en red,…). “La gran mayoría de las propiedades o directivas de las empresas industriales no ven en internet un medio para llegar a sus clientes, lo asocian al producto de consumo. En otros países está al orden del día el uso de la imagen/video, la convocatoria a eventos y ferias, comunicación, contactos comerciales etc… a través de internet en entornos industriales”. Por lo general quien prueba, repite.” comenta Izaskun. Aún así, en Goithinkers destacan la importancia de quitarse lastre, miedos y prejuicios y probar.

La red social del marketing industrial

Olatz e Izaskun definen Goithinkers como un eje entre la empresa y el creativo. “Basamos nuestra actividad en dos líneas de trabajo: por un lado creamos y dinamizamos concursos entre nuestra red de creativos, para obtener ideas y propuestas válidas para las empresas. Asimismo, recogemos ideas propuestas directamente por creativos para buscar empresas que puedan estar interesadas en llevarlas a cabo. En este momento estamos buscando algunos inversores para desarrollar productos que nos envían los creativos. Y por otro lado, gestionamos los proyectos y marcas resultantes para impulsar los nuevos productos y relanzar productos existentes al mercado” explica Olatz Olasagasti. 

Para ello Goithinkers cuenta con una metodología de trabajo propia, en la que forma equipo entre el creativo, la empresa, el departamento legal, técnico y de marketing. Ya se están trabajando en dos proyectos de estas características en donde mediante la fórmula de concurso, Delicaia y Eraman que verán la luz en breve. En este momento contamos con una red de 115 creativos de diferentes perfiles (personas y empresas) que están deseando asumir nuevos retos.” Nos cuenta Izaskun.

Entre sus creativos cuentan con diseñadores industriales, artistas o arquitectos. “Trabajamos con precios a valor de mercado” comenta Olatz. “Para nosotras es importante dejar esto claro. El trabajo del creativo está valorado al igual que en su sector. En función de la empresa demandante y el tipo de desarrollo solicitado, trabajamos con nuestro departamento legal el modo de contraprestación, como pueden ser el pago directo o el royalty”.

Contacto: info@goithinkers.com

¿Qué es la Propiedad Industrial y qué se puede proteger?

Quizás te hayas preguntado cómo puedes proteger tu idea pero desconoces cómo proceder. Quizás también te preguntes para qué sirve el proteger tus diseños. Pues gracias a la Propiedad Industrial se obtienen unos derechos de exclusiva sobre determinadas creaciones, y permiten a quien los ostenta decidir quién puede usarlos y cómo puede usarlos.

Aquí te explicamos de forma breve pero clara los cuatro tipos de derechos que hay sobre la Propiedad Industrial en el ámbito nacional.

– Diseños industriales: protegen la apariencia externa de los productos.

– Marcas y Nombres Comerciales (Signos Distintivos): protegen combinaciones gráficas y/o denominativas que ayudan a distinguir en el mercado unos productos o servicios de otros similares. Se podría decir de forma muy simple que esta modalidad corresponde a los logos y anagramas de las empresas, productos, servicios, etc.

– Patentes y modelos de utilidad: protegen invenciones consistentes en productos y procedimientos susceptibles de reproducción y reiteración con fines industriales.

– Topografías de semiconductores: protegen el (esquema de) trazado de las distintas capas y elementos que componen un circuito integrado, su disposición tridimensional y sus interconexiones, es decir, lo que en definitiva constituye su “topografía”.

Es posible que un mismo producto necesite de varios registros simultáneos, en función de su complejidad.

 

Dichos derechos se otorgan mediante un procedimiento por el organismo competente en España la Oficina Española de Patentes y Marcas. http://www.oepm.es/

El benchmarking y su potencial

Para los que dan más importancia al significado de la palabra, que al hecho de conocerla, “lo del benchmarking” trata de tener en cuenta lo mejor de tus competidores y otras empresas parecidas a la tuya, hacerte un mega croquis alias “cuadro de mando de fundamento”, indicadores y objetivos incluidos, y obtener un resultado más o menos razonable para aplicar en tu manera de hacer las cosas, orientarte al mercado,… lo que hayas analizado.

Lo que diferencia a lo que hacemos todos los días en nuestras empresas de hacer benchmarking, es el rigor y el tiempo que decidimos invertir a competir mejor.

Te indicamos unas cuantas notas a tener en cuenta, para que no se te vaya la vida con ello, no te agobies, seas efectivo a la hora de obtener conclusiones y por el camino quién sabe si además puedas abrir nuevas colaboraciones:

  1. Plantéate un único problema-solución

El mal que nos suele pasar a todos, es que el día que salimos a mirar lo que hay por ahí, se nos van los ojos en otros tantos puntos a tener en cuenta, que acabamos viendo el plan inicial, con mayor plazo, dificultad y problemas de tiempo para abordarlo. Conclusión, seguimos con nuestro día a día, centrados en lo que hay que hacer ahora “vender y vender”.

Es algo así como lo que nos achacan los maridos cuando nos vamos de compras a por pantalones y se mosquean porque nos miramos toda la tienda.

Si nuestro problema-solución se centra en cómo aumentar una referencia de producto, por ejemplo el menos “estándar” de su gama, en un segmento pequeño en número de clientes pero con gran potencial de venta, busquemos casos de éxito en nuestro sector u otros, pero ejemplos concretos que analizar de inicio a fin, sin quedarnos con ”lo que se dice”. Para ello hay herramientas de análisis sencillas y concluyentes basadas en competencias esenciales.

  1. Compárate con los de tu tamaño

Cuando vamos a buscar información, la que hay normalmente es de empresas grandes que utilizan sus casos de éxito ante clientes potenciales para aumentar su valor de marca.

Está bien conocerlas, pero sólo nos cuentan la parte bonita de la historia. Además si eres una pyme de las del 98%, lo más probable es que tu presupuesto no sea el mismo.

  1. Internacionalízate virtualmente (en competidores y segmentos)

Si conseguir información de competencia de tu tamaño del entorno cercano, te resulta muy difícil, internacionalízate virtualmente en la búsqueda de información.

Depende del sector en el que trabajes, la cercanía del sector es muy relativa. Pero no hace falta que te vayas a la India a mirar como lo hacen los de tu sector, con que busques información, preguntes, o depende del sector en el que trabajes, quizás te valga con mirar en empresas valencianas.

Aunque para muchos la cultura americana no tiene muchos puntos en común con la nuestra, lo cierto es que somos grandes consumidores de producto estadounidense y ponemos mucho el foco a nivel industrial. Así que algo bueno tenemos que sacar de echar un vistazo virtual por allí.

  1. Busca un esperpento; sé creativo

Lo mejor del pensamiento creativo es que no hay límites. ¿Por qué no dejar aflorar ideas “absurdas” en un inicio respecto al sector con el que compararte o el perfil de cliente?

Los cigüeñales no tienen nada que ver con los cojinetes, o una máquina expendedora, pero los tres cuentan con experiencias de éxito en España. Gente de otros sectores con la que puedes hablar y te puede aportar otros puntos de vista.

  1. Utiliza herramientas rigurosas cuantitativamente hablando

Es el discurso de siempre, pero es que si nos exigiéramos las mismas tolerancias en marketing y estrategia como en los procesos para fabricar productos, seríamos la pera limonera.

Hay herramientas, si queréis les quitamos los tecnicismos ingleses y les ponemos un nombre de andar por casa, pero ¡hay que utilizarlas!

¿Qué más notas añadirías a la lista?

Testea tu marca, ¿ser o parecer?

ser o parecer

ser o parecer

¿Somos lo que parecemos? Pregunta a tu círculo de amigos y familiares más cercanos y posteriormente, haz cuatro preguntas clave a gente que hayas conocido hace poco, probablemente haya diferencias. En tu “test de marca” particular, te fastidiará darte cuenta de que alguien que te importa de verdad, o el grupo en el que te gustaría entrar, tenga un concepto erróneo de ti…

He aquí el fracaso de las marcas según nos cuentan los expertos. Posiciónate, pero no te engañes a ti mismo, hazlo con los valores o las diferencias que realmente te definen, y que precisamente enganchan a tus clientes.

David Montero habla del marketing experiencial como volver al cliente, identificando las emociones que estos quieren sentir como resultado de una experiencia, y ajustar la empresa hasta que se produzca dicho resultado. Es la  herramienta que nos  permite conectar con los consumidores. Que nos da la oportunidad de hablar de uno en uno con ellos, saber cuál es su experiencia con la marca, (esto es lo relevante para el nuevo consumidor, no la marca en si misma).

Esto que David Montero aplica en los consumidores, también es aplicable en la empresa cuya experiencia con la tuya se basa en el proyecto, equipo técnico y comercial y/o gestión común que hayáis llevado a cabo durante vuestra relación contractual.

¿No es lo que hacemos cuando de verdad queremos entablar relación con una persona o un grupo de amigos? ¿Por qué no aplicamos esta regla a nuestros clientes? Si al final, todo se sabe… y es cierto, la consecuencia directa de posicionarte en el lado contrario a la experiencia de tu cliente, es hacerle perder la chispa para quedar contigo por segunda vez, o incluirte en su grupo de whatsapp… no hemos conectado emocionalmente.

Tu marca, tu herramienta de conexión.

5 constraint que se cargan de base el relanzamiento de productos de las pymes

  1. No quiero que me copien mi idea

¿Mi idea? La idea es libre, y apropiarse de una idea ni es lícito ni razonable. ¿O es que acaso nos pensamos que nuestras ideas son únicas? ¿Por qué no las materializamos y expresamos?

Como bien decía Joaquín Rodríguez, se protege la expresión de la idea, no la idea en sí misma.

2.  No somos creativos

Este argumento no vale… Al igual que aplicamos de forma sistemática otros procesos mentales a la hora de solucionar problemas, tenemos que aprender a hacerlo para ser creativos.

Contamos con nuestra sistemática mental para formular un objetivo, pensar en un plan de acción, solucionar un problema de transporte… también existen técnicas creativas en las que entrenarse para ser creativos y aportar ese puntito que le hace falta a tu cartera para diferenciarte. Lee sobre Eduard de Bono y su pensamiento lateral, te cambiará.

3.  Innovar no significa cambiar la forma de competir.

Falso! Estamos aplicando nueva tecnología, nuevo producto, probablemente nueva orientación al mercado. Bingo! Nueva competencia!

Se abre el telón. Aparecen en una mesa de reuniones el gerente, el responsable de marketing, el de desarrollo de producto y el financiero.

La frase: “tenemos que ser innovadores”. A innovar a nivel de producto o de orientación al cliente, lo definimos como el conjunto de actividades que transforman una idea en un producto, un servicio o un servicio que es comercializable y que representa una mejora de la oferta existente.

¿Estás como empresa dispuesto a conocer nuevos sectores y aprender nuevas formas de competir? Recuerda que no se trata tan sólo de hacer un restyling al logo de la empresa.

 

nuevo producto nueva marca

relanzamiento de productos de las pymes

 

4.  No me dan financiación

 

Colabora! La integración entre empresas es el pan nuestro de cada día para las pymes con iniciativa que buscan hacerse hueco.

Las estrategias de marketing on line combinadas con acciones de bajo presupuesto, son una alternativa real para lanzar tu producto al mercado.

Haz de tu presupuesto, un síntoma de salud financiera de tu empresa, y crea tu propio cuento de la lechera. No te quieras comprar la granja el primer día.

5.  En mi sector esto no funciona así

 

Si hay algo que está cambiando es la creciente orientación al cliente de las empresas. Como todo en la vida, no es más que una actitud por ofrecer lo mejor de tu servicio a cada uno de tus perfiles potenciales.

Esto pasa por mirar más allá de las “normas” de toda la vida del sector en el que vives. Por ejemplo está el caso de los restaurantes que han incorporado entre sus servicios la comida para llevar. Te dejamos el ejemplo de un típico tablado flamenco Jardines de Zoraya

A mí me recuerda a ese miedo atroz que tenían los responsables de empresas a ver público contenido de empresa en internet. ¿Y si hablan mal de mí? ¿Y si no comunico adecuadamente?… El tiempo nos ha demostrado que nada como saber de uno mismo para pescar deficiencias y corregirlas. Y nada como comunicar, porque como decía aquél, comunica más el silencio que las palabras…

¿por qué no aplicar esta actitud en la estrategia de rebranding?